sábado, 21 de noviembre de 2009

Bajo las nubes

Entre dragones y fantasmas va pasando la vida. Dragones que dan fuego, un fuego extraño que te hace a veces respirar profundamente y otras te quema como nada puede hacerlo. Fantasmas, sobre todo del pasado, que a veces asoman la cabeza, aunque por suerte, con el tiempo aprendes a plantarle cara y ser tú quien los asuste a ellos, entonces solo se convierten en vagos recuerdos.
Entre vampiros y superhéroes, te das cuenta que ni unos ni otros existen, pero que de vez en cuando no viene mal imaginarlos. Supongo que a veces te sacan del atolladero haciéndote escapar de la realidad; después vuelves a ella, pero más calmada. Siempre que sepas por donde tomarlos, sabrás tener los pies en la tierra, aunque admito que a veces cuesta no despegarlos aunque sea solo un poquito.
Así que cuando despiertas del sueño y te encuentras como siempre, sin ningún superhéroe al lado, sin ningún vampiro (y sobre todo sin dragones ni fantasmas), comienzas a no necesitarlos, te cansas de esperar que lleguen y dejas de hacerlo, sigues hacia delante y te das cuenta de que no cambia nada, nadie se enteró de que a veces pensaste que los superhéroes existían, así que qué más da. Y es raro, porque por una vez en la vida no te importa.
Y bajando de las nubes, te das cuenta de que nunca estuviste encima de ellas, porque no te dolió el golpe, lo cual es bastante gratificante; si el golpe no te dolió y tú no estuviste en las nubes, puede ser que empieces a tomar control sobre ciertas cosas que creías no controlar y si también conseguimos ya el control sobre tantas otras que hacía tiempo tampoco éramos capaces, empezamos a tener controlado gran parte del cuento. ¿De qué cuento? Bueno… si los vampiros y los superhéroes no existen, los cuentos de hadas tampoco, ni los príncipes azules, ni las madrastras malas, ni las brujas ni nada que se le parezca, pero cada uno de nosotros por si mismo constituye un cuento, una historia que contar aunque no se la cuente a nadie y ya que es nuestro propio cuento, contémoslo a nuestra manera y hagamos que sea un bonito cuento.

5 comentarios:

  1. La otra parte, y Juan9 de marzo de 2010, 23:24

    Linda entrada, pero no opino, ni pienso, ni siento igual.
    Para mi si existen y no son ni de Disney, ni de Marvel

    ¿Fantasmas?, que los superes no quiere decir que no existieron, pues yo te veo a ti y no a la peke de 5 años que en su momento existió.

    Vampiros y Supehéroes, existen aunque no van con mallas, si hay vampiros, algunos te chupan la sangre y te gustaría que no parasen, otros sin embargo ves como te quitan el aliento sin poder remediarlo.

    ¿Nadie se enteró que pensastes que existian?
    En tus ojos o en los de quien cree en ellos puedes ver y saber que piensan en ellos.
    Además importan;
    les pides consejo y te responden.
    Pero si dejas de pensar es por dos motivos:
    No hiciste caso a sus consejos y te desilusionaste hasta no querer recordarlos.
    O les hiciste caso y eres parte de ellos, con lo cual vives según los valores que de ellos aceptaste y negaste

    Nunca hubo golpe y no lo habrá pues las nubes no estan tan altas, ni el suelo es tan duro.
    Además crees tomar el control pero quien te controla, no eres tu, sino tu circustancia, en ella basas tu control pensando que no cambiará y que solo lo harás tu, pero la verdad es que quien cambia es la circunstancia y tu solo miras e intentas adaptarte.

    Si existen los príncipes azules al igual que las hadas, solo necesitas saber que es para tí un principe azul y te darás cuenta de su existencia.
    Si hay hadas, ¿qué es una hada para ti? esa es la primera pregunta y la única para saber y darte cuenta que si existen, piensa que las alas son en realidad, libertad y que las hadas son personas libres de gran corazón.

    Por ello nuestro cuento, nuestra historia es un relato que salvo detalles es...
    Erase una vez un protagonista lleno de ilusiones que en cierta etapa de su vida empezó a dejar de soñar y así cerró y perdió una puerta hacia la sincera felicidad.

    El niño que hay dentro de cada uno sabe que no va a salir, pero aun así intenta decirnos e intenta llamarnos para que sepamos que por mucho que maduremos siempre seremos el protagonista lleno de ilusiones y nos advierte de la puerta para que no la cerremos

    ResponderEliminar
  2. Bien, ahora tengo un poco de tiempo para poder dedicarlo a responder tu comentario como se merece :D.

    Gustarme me gusta, eso ya lo sabes, has conseguido sacar algo verdaderamente bonito, la manera en que la vida nos cambia desde chiquitos, la manera en que en cierto modo, a veces, seguimos siendo los mismos y sí, lo que cambia es la circunstacia, pero si nosotros nos adaptamos a ella, ¿no crees que de alguna manera estamos cambiando también? La circunstancia cambia y nos cambia.

    ¿Fantasmas? De pequeña no tenia miedo a los fantasmas, asi que no me refiero a esos, me refiero a los fantasmas que aparecen cuando creces, los "fantasmas del pasado", lo malo que te pasa en un momento dado y que intentas enterrar un poco, porque no quieres que salga a la luz de nuevo... esos fantasma si dan miedo a veces.

    Los vampiros, los superhéroes, los principes azules, las hadas... todos entran dentro del mismo tarro, la sensación de esperar que alguien esté ahi y que no venga. El golpe no dolió porque me di cuenta de que hacia tiempo que dejaba de esperar algo así.

    Y nuestro cuento... pues bueno, digamos que merece la pena contarlo a partir del momento en que realmente empezamos a vivirlo, en el momento en que realmente tomamos el mando sobre él, a partir de entonces, podemos hacer el cuento bonito.

    PD: Me gusta que seas capaz de darle otro punto de vista totalmente distinto al que yo sentía cuando lo escribí :D :D
    De todos modos, hace tiemmpo que lo escribí, quizá no mucho, pero el suficiente para que "la circunstacia" vuelva a cambiar y supongo que con ella, yo también he cambiado en algo, por mínimo que pueda ser.

    ResponderEliminar
  3. Superhéroes, no existen.¿por que?, Juan19 de marzo de 2010, 7:36

    Mientras volví a leer tu entrada, me percate que no comenté nada sobre los superheroes.

    Te pongo en situación:
    "cuando despiertas del sueño y te encuentras sin ningún superheroe al lado, sin ningun vampiro (ni dragones, ni fantasmas)"

    ¿Qué me dices de tus papis?
    Ellos fueron seguramente tus primeros superheroes;
    sin poderes, sin mallas, sin antifaz,
    pero con algo que los diferencia de todos los demás que nunca te prodrán aportar.
    Su cariño, su dedicación, su paciencia, (sus ahorros para tus caprichos),su vida (dedicada a ti).

    ¿Sigues pensando aun que despiertas y te encuentras sin ningun superheroe a tu lado?

    P.D. Y algún dia despertaras sin ellos, pero entontrarás otro superhéroe,
    tu hijo

    ResponderEliminar
  4. No podrías haber elegido mejor día para dejar ese comentario, 19 de marzo, el día del padre... no me refería a esos superhéroes (ya lo sabes jeje), pero sí, la verdad es que sí; después de todo, son los que siempre están :D

    ResponderEliminar
  5. Y otra cosa más: eso de mi hijo... tb pasaré a ser yo la superheroína, no?
    Vale, hay más superhéroes en el mundo de los que yo pensaba :D :D

    ResponderEliminar