sábado, 30 de enero de 2010

A veces, triste mundo


Hace unos días alguien me dijo algo que, a pesar de que quizá el contexto no fuese lo más profundo, en sí misma, esa frase da que pensar: “Vivimos en un mundo en el que solo valen las cosas de ahora”.

En realidad no sé si llega a ser triste vivir en un mundo así, solo sé que si se piensa, llevaba razón.


A veces llegamos a un punto, sin saber cómo, en que todo da la vuelta y lo que era ya no es, y lo que es… antes no era, supongo. Todo lo que tiene principio, tiene final y las cosas se acaban, o eso parece. Ves como hay lazos que se rompen, sin que puedas hacer nada por volver a unirlos, ves como todo lo que se dijo o se hizo durante tanto tiempo, queda en el pasado, tan en el pasado que ya apenas se recuerda o apenas se quiere recordar… y desde dentro, evidentemente, debe ser duro querer unir lazos que quedaron rotos y deshilachados, intentarlo y no poder. Desde fuera, cuesta entender cual fue la tijera que cortó el lazo. 


Si de verdad el pasado no importa, no sirve, no vale… ¿qué nos queda? Es muy bonito vivir ahora, vivir un presente y todas esas cosas que se dicen, pero en realidad lo que nos da alas, nuestro motor, es el pasado, es lo que nos hace aprender, es lo que nos hace conocernos a nosotros mismos; el poder mirar hacia atrás y darnos cuenta de lo que hemos cambiado y del por qué de ese cambio; darnos cuenta de quien estuvo ahí cuando se le necesitó y de cuando estuvimos nosotros… Que los errores están para cometerlos, nadie hablaría de ellos de otro modo, que la mayoría de veces no son agradables, sí, pero esta vida no tiene otra forma de enseñarnos y gracias a ellos crecemos y seguiremos creciendo. 


Siempre se está a tiempo de rectificar, siempre, y sería muy duro ver dentro de un tiempo como dejan de valer las cosas de ahora.  “Las cosas de ahora” vienen propiciadas por “cosas de antes”, todo está conectado, y el ahora no tiene sentido sin un antes, y sin un después. Así que me niego en rotundo a pensar que  vivimos en un mundo en el que solo valen las cosas de ahora; en mi mundo, vale todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario