lunes, 8 de febrero de 2010

...

El ser humano tiene miedo. Vale, acabo de hacer el descubrimiento del siglo… “el ser humano tiene miedo”.

Y prefiero hablar del ser humano o hablar en términos generales, porque hablar de que yo tengo miedo, según a qué y según por qué, no es algo que entrara dentro de mis planes; pero los planes cambian, cuando menos te lo esperas, cambian.

La vida te cambia, por mucho que quieras seguir igual, o por mucho que pienses que sigues igual, acabas cambiando, las circunstancias siempre hacen mella en ti; y lo peor de todo es que a veces ni te das cuenta y solo caes en ello cuando alguien te dice: ¿por qué…? En ese momento, inevitablemente, todo cambia. Si, vuelve a cambiar…


Suelo decir que el miedo no sirve para nada y que no sé por qué la gente tiene miedo, pero
esta noche sí que lo sé. La gente tiene miedo porque el pasado siempre termina saliendo a la luz, aunque no sea directamente, se hace un hueco dentro de cada persona y se olvida o algo así, pero la esencia persiste y da miedo pensar que de alguna forma pueda volver, porque en el fondo no somos tan duros como nos hacemos creer. Y en lugar de vivir el presente que tenemos por delante ó  de pensar “esta vez sí”, nos dedicamos a cobijarnos en ese miedo, sin pensar que no puede haber peor cobijo, nos dedicamos a darle esquinazo a todo y a esquivar cualquier mínima palabra, cualquier mínimo gesto… al final llega un momento en que ni nosotros mismos sabemos que es lo que tenemos dentro, porque vuelve a darnos miedo encontrarnos sin esa coraza… al final acabamos escondiéndonos hasta de nosotros mismos…

Que a veces no somos capaces de tirarnos a la piscina ni aunque la veamos llena a rebosar y si por suerte nos salpican desde dentro, vamos y nos secamos lo más rápido que podemos, que el agua está fría y el frio también nos asusta. Nunca arriesgamos, solo lo hacemos cuando no tenemos nada que perder, pero eso no es correr ningún riesgo, eso… eso solo es cobardía; la seguridad de saber que no vas a perder nada no puede dar miedo… en realidad, yo nunca tuve miedo, hasta hoy y aunque no suene bien, tener miedo es una mierda.

Quizá va siendo hora de tirarse a la piscina, de dejar de dar esquinazo a todo, que supongo que hay cosas que no se hacen así porque si y el miedo nos aleja aún más de aquello que queremos. Supongo que es hora de mirar al miedo de frente y plantarle cara, que solo con sacarle la lengua creo que no se va. Ahora solo queda saber si “el ser humano” es capaz de hacer eso…

1 comentario:

  1. ¡El ser humano es capaz de todo! Ademas, los obtaculos los pasa uno a veces sin nisiquiera ser consciente de ello. El transcurso de la vida misma es lo que hace que a veces se deje todo el miedo atrás.

    ResponderEliminar