domingo, 21 de febrero de 2010

De todos modos... escribo

La de hoy es una tarde extraña; cansada ya de lluvia aun gustándome, hay un rayo de sol que no sabe si salir o quedarse definitivamente entre las nubes. Quizá sea la tarde perfecta para escribir… quizá el momento sea lo de menos.

De todos modos escribo:

A los días de lluvia como el de hoy y a los días de sol como el de ayer.

A la felicidad sin ninguna razón y a la que tiene un motivo, a la tristeza que a veces se ahoga en la garganta y necesita un empujón para salir hacia fuera.

A las noches en que no puedes dormir, a las noches en que duermes y sueñas con lo que quieres, a las noches que te asaltan las pesadillas y acabas rendido por la mañana.

A las mañanas en que te levantas sonriendo y comiéndote el mundo y a aquellas en las que preferirías no salir de la cama.

A ti cuando lo lees y no me escuchas… a ti cuando no puedes leerme… y a mi también.

A las lágrimas y a las risas, a los llantos y a cada carcajada que se cruza en mi camino. A la ilusión, justo a esa ilusión que hace que no dejes de sonreír.

A todo aquello que a veces quiero gritar y sin embargo digo bajito, solo con letras, porque no tengo otra forma de expresarlo.

Al mundo cuando se derrumba e intento mantenerlo en pie, y al que sigue en pie a pesar de que intente derrumbarlo.

Al amor que se ve cada día en cualquier rincón, a los latidos del corazón cuando está entero y también cuando se rompe. Al nudo en el estomago que produce el no saber si el corazón sigue latiendo o se quedó parado.

A la vida, que a veces no comprendo y otras no quiero comprender aunque la comprenda.

De todos modos… escribo.


2 comentarios: