jueves, 11 de febrero de 2010

Hoy quiero...

Hoy quiero…

Hoy voy a ser una niña caprichosa, de esas que piden y piden y nunca se cansan de pedir… bueno, de esas no. Mis caprichos son distintos, no se piden, porque no puedo pedírselos a nadie, pero sí que alguien puede dármelos…

Hoy quiero abrir la ventana y gritar, quiero reír y saltar y abrir bien los ojos para ver todo lo que hay a mi alrededor. Quiero sentirme libre y respirar bien profundo mientras me tumbo en mitad del campo para ver un cielo azul intenso y unas cuantas nubes del blanco más blanco que se pueda imaginar, e imaginar también a qué pueden parecerse, como cuando tenía 5 años.

Hoy quiero soñar con todo eso que no sueño durante la noche, quiero soñar con esas cosas que solo se sueñan de día, cuando uno está despierto y nada enturbia sus pensamientos; quiero soñar con una realidad inventada y que sin embargo, no tenga tanto de invento ni tanto de sueño.


Hoy quiero encerrarme entre cuatro paredes sin pintar y pintarlas yo de colores, de esos colores que hay en la vida que hacen que te sea inevitable sonreír y sentirte feliz. Y mancharme
entera yo también, quedarme también con esos colores de la vida… y manchar a alguien a besos, ó mancharte a ti, si quieres encerrarte en esas cuatro paredes de colores conmigo… sería un buen día para poder encerrarte en ese lugar.

Hoy quiero… pintar mi vida de colores, si, justo eso quiero, ya solo falta quien traiga los lápices, que hoy… hoy no quiero traerlos yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario