sábado, 24 de abril de 2010

El tiempo está en tus manos...

"Supón que cada día cuando te levantas te encontrases en la puerta con 1440 €. Podrías regalarlos, divertirte con ellos o quemarlos… pero los que no utilizases, al final de día desaparecerían. Así funciona la vida, la diferencia está en que en vez de encontrarte cada mañana con 1440 €, te encuentras con 1440 minutos. Piensa bien que vas a hacer con ellos".

1440 minutos, parecen muchos, ¿verdad? Tantos que piensas que puedes hacer con ellos absolutamente lo que quieras y nunca se van a gastar. Pero se gastan, se escapan entre los dedos como el agua y ni siquiera te das cuenta. Cuando llega el final del día es posible que no seas capaz de pensar si los aprovechaste bien o no, cuando ves varios finales, de varios días distintos… empiezas a darte cuenta del desperdicio de muchos de esos minutos.

Creo que en esta vida nos movemos por un reloj extraño, que marca el pasar de los minutos y nos cierra los ojos para que no podamos ver que sigue habiendo minutos aprovechables, siempre que se quiera. Nos dedicamos a cansarnos y a no tener gana de nada más el resto de minutos del día, entonces decimos que los minutos son pocos, que no hay tiempo para más… tonterías.

Los minutos que se pierden nunca más volverás a tenerlos y es posible, que el hecho de no tener esos minutos haga que tampoco puedas tener otros minutos en un futuro, perderías minutos antes siquiera de poder contar con ellos. Y da rabia…

Quizá yo solo quiera contar con todos los minutos de mi vida, con todos los minutos que da el día, hacerlo todo con ellos, y aprovecharlos segundo a segundo antes de que desaparezcan; por desgracia, hay veces en que eso no solo depende de mí…

El tiempo está en tus manos… en tus manos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario