martes, 13 de abril de 2010

Un sol extraño... una mañana rara

Un sol que lo ilumina todo, incluso cuando no hay nada que iluminar; una mañana como hacía tiempo que no tenía, de esas en las que sin que nada te moleste, piensas en todo sin pensar en nada, piensas en tantas cosas que llega un momento en que ya nada tiene sentido. Escuchando las mismas melodías que escuchas siempre cuando necesitas un soplo de aire fresco, esas que, depende del día o del momento, pueden hacerte sonreír de oreja a oreja o hacerte llorar como una niña en medio de la noche.

El bullicio de la gente me hace despertar de mi ensimismamiento…. Leo los  3 últimos párrafos y… no, esos no están aquí escritos, no diré en qué pensé durante los 10 últimos minutos, aunque no es difícil de imaginar.

La gente va y viene, solos, acompañados, cada uno en su mundo pensando sin pensar quizá. Risas y caras serias y descubrir que si le quitase el sonido, podría ponerle una banda sonora perfecta, la misma que escucho ahora.

Una nube tapó el sol ahora, y como si todo estuviese perfectamente estudiado, la música deja de sonar.

Una mañana de primavera en la que sin duda, lo observaría todo y lo escribiría todo. Por ahora solo puedo escribir esto… la siguiente mañana, habrá más primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario