domingo, 16 de mayo de 2010

Volvería a saltar

¿Te atreves a volar? ¿Serías capaz de volar? Seguramente sea la pregunta más tonta del mundo, pero piénsalo: imagínate en la cima del mundo, sé que si miras abajo da vértigo, yo también lo tengo, se que da miedo pensar en saltar y no saber dónde vas a caer, si caerás de pie o acabarás contra el suelo sin que nadie pueda remediarlo; a mí siempre me asustó, por eso siempre me quedaba abajo o no saltaba si conseguía subir.

¿Alguna vez subiste? Seguro que sí ¿Recuerdas esa sensación? Cierra los ojos, céntrate completamente en ella, no pienses en nada más. ¿Llegaste a saltar? Yo llegué a saltar una vez y fue la vez que menos segura estaba de hacer lo correcto, pero salté. Y me moría de miedo, tenía pánico mientras estaba en el aire, me aterraba pensar que nadie me esperase para cogerme allí abajo. Por suerte, abajo hubo alguien y frenó mi caída con una sonrisa.

Hay veces en las que es mejor saltar al vacío, sin pensarlo. Porque sí, es posible que te estrelles contra el suelo, pero también es posible que nunca llegues a tocarlo y nunca vas a saberlo si no saltas. Además, no hay por qué saltar solo y el vuelo tampoco será solo de ida, se podrá volver en cualquier momento, aunque sea difícil.

He aprendido que en ocasiones son los riesgos los que hacen que la vida tome sentido y creo que esta es una de esas ocasiones. Sería una lástima, desde mi punto de vista, que un día te encontrases en una cima, mientras que alguien que debería haber estado en la misma cima y haber saltado contigo hace ya tiempo, se encuentra en otra.

Subiré arriba, sin saber nada, sin conocer nada, con el miedo que produce la subida y me sentaré a ver atardecer, sin mirar hacia abajo. Y seguramente, después de esto, yo sea la primera en estrellarse sin haber saltado siquiera, porque no quiero que nadie me espere abajo, hoy prefiero que me esperen arriba, o quizá sea yo la que prefiera esperar…. Y sí, después de esto, seguramente sea yo la que acaba hecha añicos contra un suelo que no llegaré a tocar. Me sentaré a ver atardecer… no se sí podré ver amanecer…

No hay comentarios:

Publicar un comentario