domingo, 14 de noviembre de 2010

Quiero bailar

Quiero andar. Quiero correr. Quiero saltar. Quiero dar vueltas hasta marearme. Quiero bailar. Y quiero que andes, que corras, que saltes, que des vueltas y que bailes conmigo.

Una cucharadita de alegría, otra de compresión, otra de optimismo e infinitas de risas. Un buen puñado de felicidad. Un momento bonito, dos, tres… y perder la cuenta. Una vida de dos mientras la vida dure. Dos viviendo una vida, hasta que los dos no se distingan.

Restar del mundo de dos el miedo, la cobardía y los razonamientos lógicos. La cabeza para quien la necesite, que hoy no  me hará falta, que hoy no la necesitarás.

La felicidad puede estar en una simple gota de lluvia, no tan simple entonces. La vida puede durar  5 minutos, quizá el resto no merezca la pena. Pero está llena de 5 minutos y quiero que valgan la pena. Felicidad en tramos de 5 minutos, en cada gota de lluvia y en cada rayo de sol, que también es bueno.

Contrastes. La lluvia y el sol. El blanco y el negro. ¿El optimismo y el pesimismo? Ese fuera. Me gusta la lluvia y me gusta el negro porque me gusta verte feliz. Ojalá todo lo malo fuese así.

Y cada día una gota de lluvia más, cada día un rayo de sol. Disfrutar de la vida como si fuese la única que tenemos… será la única que tengamos.

Si la vida está llena de obstáculos, los salto, para algo me dieron piernas. Si me tropiezo y me caigo, me levanto, que también me dieron brazos. Si me rompen la nariz, la curo. Si me rompen el corazón… también sanará.

Si la vida me abre la boca y me quiere masticar, yo puedo abrirla más, que aquí si alguien tiene que comer, soy yo.  Si de repente todo se descoloca, doy un pisotón y a ver quién puede más, y si luego el pie me duele, aprenderé.

Y dar vueltas, vueltas y más vueltas. No llegar a ningún lugar jamás. Círculos cerrados, eso no es más  que un simple truco de magia; la abertura convertirá el circulo en una recta infinita. Y entonces… caminar. ¿Caminamos? 

Quiero bailar… y que bailes conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario