domingo, 12 de diciembre de 2010

Autopista peligrosa

Una autopista, un coche, velocidad. Todo dice “no”, vas en dirección contraria, te estrellarás a una velocidad vertiginosa. Sigues acelerando. Intentan pararte, no es posible, nadie podrá salvarte.

Todos van en dirección contraria a ti y aún así sigues pensando que tu dirección es la correcta. La gente te hace señales, te intenta indicar lo peligroso de tu recorrido. Haces caso omiso, no ves el muro al fondo y sigues acelerando.

Una autopista de un único sentido, nadie te acompaña, todos saltan de ese coche en marcha cuando comienzas a acelerar. No estás dispuesto a que nadie comparta el viaje contigo y sigues acelerando. Algo te hace recapacitar pero no sabes bien qué es, frenas, reduces, piensas… y vuelves a acelerar.

La noche se cierra, piensas en encender las luces. Pero sólo lo piensas. Avanzas a oscuras, sin mirar atrás. Nada te importa, o al menos intentas que crean eso. Y el cuentakilómetros sigue subiendo.

El muro se acerca, la vida va abriendo la boca, la cierra y ¡zás!, te llevas el primer bocado o quién sabe si no será el primero. A pesar de todo, sigues pisando el pedal.

Cada vez queda menos gente en la autopista, cada vez menos coches paran a intentar ayudarte. No aceptaste ayuda de ninguno hasta ahora, así que ¿por qué parar? Solo seguirán parando aquellos a los que de verdad le importes, solo compartirán parte de tu viaje aquellos que deseen desde el corazón que frenes y des media vuelta. El resto, desaparecerán en tu retrovisor. Ahora me cuestiono en qué coche viajo yo…

De todos modos, quien sabe si después de todo la autopista lleva doble sentido y el tuyo es perfectamente válido. Quizá seamos los equivocados el resto, o quizá lleves la misma razón que todos. Quizá el muro se aleje y nunca te estrelles, quizá en cierto momento un coche consiga hacerte recapacitar y dar media vuelta, quizá… o quizá no.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. O quizas cuando lo veas y tengas el valor para no levantar el pie del acelerador, Rompas el muro, rompas una barrera que más que física es psicológica, te liberas y demuestras a los demás que si es posible

    P.D. Físicamente también es posible romper el muro sin lastimarte solo es necesaria una velocidad muy alta e impactar en la zona más débil para que se derrumbe ^^.
    Así pues te salvas si sigues aumentando la velocidad.

    P.D.2 Yo te pago la gasolina Xb

    ResponderEliminar
  3. Y si esa persona no quiere romper el muro?? Y si aun a sabiendas de que acabarás estrellandote y lastimandote, decides que da igual?? Qué haces entonces? Y si conociendo mejor que nadie esa ley física en la que el muro se derrumbará atacando por la zona más debil, decides simplemente no atacar??

    Tranquilo, no soy yo quien necesita gasolina xD

    ResponderEliminar
  4. Si tienes pensado estrellarte con el muro, lo mires como lo mires, es un ataque.
    Si no quieres atacar es por haber frenado.

    ¿Sabes segura donde está el punto vulnerable, o crees saberlo?
    ¿Segura que solo hay uno?
    Dicha Ley solo sirve para minimizar, es decir, ¿cual es la velocidad mínima para romper el muro? (aunque sea mínima no deja de ser alta)

    Pero llevas tanta velocidad que dudo que te lastimes cuando llegue el impacto.

    Al final, frenes o no, te lastimes o no, lo rompas o no. Te vas a liberar igualmente, pues será el fin de una etapa y el comienzo de otra

    Y cuan más prisa tienes para que acabe no acabará. Solo lo hará cuando estés preparada.

    ResponderEliminar