martes, 31 de mayo de 2011

Alguien

Alguien que me mire y me sonría. Que se ría de mis días patosos y consiga que yo también acabe riendo. Que coja todos mis días malos y los convierta en buenos.

Alguien que tenga claro lo que quiere y que si no lo tiene, le eche valor y se arriesgue por mí. Que me busque cuando me pierda y me encuentre siempre. Que encuentre mi sonrisa por escondida que pueda estar. Que sepa perderse conmigo cuando yo quiera perderme. Que no le guste verme llorar.

Alguien que sepa qué voy a hacer antes incluso de que lo haga. Que no necesite que le cuente nada para saber lo que se pasa por mi cabeza. Que sepa y tenga seguro que soy de verdad y que no tengo revés.

Alguien que me de esos caprichos que sólo puede darme alguien así. Que sepa decirme no cuando es que no y sí cuando algo sea posible. Que me ponga los puntos sobre las íes cuando necesite que lo haga y acepte cuando quien los ponga sea yo.

Alguien que no se ande con rodeos y que tenga ese valor que a mí me falta. Que sepa prestarme ese valor cuando mis miedos asomen la cabeza.  Alguien que me proteja cuando los fantasmas del pasado hagan tambalear mi seguridad en mí y en él.

Alguien que no se enfade cuando yo lo haga sin motivo. Que entienda lo inentendible y me mire con ternura cuando eso pase. Que no le guste verme triste y que si me tambaleo, me coja fuerte y me até a él.

Alguien que haga de cada día una ilusión nueva e invente mil nombres para mí. Que guarde siempre un beso para mí. Que coja el teléfono para darme los buenos días y para darme las buenas noches. Que de vez en cuando intente reinventar nuestra historia y volverme a conquistar.

Alguien que me haga temblar sin remedio al verlo venir y que me deje la boca seca cuando me mire. Que invente historias estúpidas para hacerme reír. Que me haga cosquillas cuando estemos en la cama y me bese después de una guerra de almohadas.

Alguien que pueda pasar un día sin mí, pero que al segundo necesite verme para poder vivir. Que me abrace cuando vayamos por la calle y que me bese en cada semáforo. Que hable de él y de mí como nosotros y no como ella y yo.

Alguien que me quiera y me lo diga sin olvidársele cuando esté ocupado en otras cosas y sin que sea una obligación. Que no deba renunciar a nada por mí, pero que sea capaz de hacerlo, y si un día lo hace, que no me lo eche en cara.

Alguien que invente soluciones cuando todo parezca perdido. Que tenga miedo a perderme y seguridad para saber que no me iré. Que me diga guapa en esos días y deje que me duerma en su pecho. 

Alguien de verdad, que tampoco tenga revés. Que me lo demuestre y que también tiemble al verme. Que no le importe llorar y tenga confianza absoluta de que siempre secaré sus lágrimas.  Que cree momentos mágicos para dos y me reciba con una sonrisa cuando yo esté cansada.

Alguien que tome su vida y la mía, las junte y no piense en separarlas jamás. Alguien que cuando me encuentre, sepa sin dudarlo que llegó el momento de dejar de buscar.

2 comentarios: