domingo, 4 de septiembre de 2011

Esa sensación

¿Sabes esa sensación de cuando no hay música y aún así tú saltas y ríes y bailas como si estuvieses en medio de una multitud estando completamente solo enfrente del espejo de tu habitación? Y parece que esa música inexistente está puesta a toda caña… pues justo eso es lo que siento cuando te veo ó cuando pienso en ti.

Nada de violines,ni de pianos, ni de músicas melódicas. Nada de pajaritos ni mariposas en el estómago. Nada de corazones saliendo de mis ojos, ni situaciones estúpidas en las que parezca que mi mente se ha transportado a vete a saber tú que isla desierta y paradisiaca donde sólo existimos nosotros dos. Nada de eso…

Sólo risas, saltos, un corazón latiendo de la misma manera que si saltase al vacío y… ganas de vivir. Sólo ganas de decirte “hola” y echar a correr mientras grito. Morderme el labio, morderte a tí y sacarte la lengua. Ganas de sonreírte de oreja a oreja, justo de esa manera en la que lo hago y luego, reírme a carcajadas de tu cara de desconcierto al verme hacer todo eso. Ganas de que me mires y me digas lo menos romántico que se te ocurra hasta que yo empiece a rabiar… Sí, justo esa sensación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario