jueves, 1 de septiembre de 2011

Estamos hechos de sueños

¿Tienes un sueño? Cúmplelo. Todos tenemos sueños, algo que necesitamos hacer para sentirnos quizá un poco más felices, aunque a veces ni siquiera nos demos cuenta de ello; y es que de los sueños no siempre se tiene consciencia.

Conforme la vida va avanzando, vamos cambiando, vamos aprendiendo de todo aquello que nos ocurre y de todo aquello que vivimos, y por supuesto, nuestros sueños también cambian con nosotros. Está claro que los sueños que podíamos tener cuando éramos pequeños, no son los mismos que los que podamos tener ahora, pero sí que hay algo que puede relacionarse. De pequeños, es posible, que aunque tengamos sueños no seamos conscientes de ello, por el simple hecho de que nuestra cabecita aún no está lo suficientemente formada como para saber lo que es un sueño estando despierto ¿ó sí? El caso es que es en esa época cuando los sueños empiezan a forjarse.

Somos pequeños, pero eso no nos impide saber qué es lo que nos gusta y qué es lo que nos atrae. El problema, a veces, quizá sea que no somos capaces de relacionar esas cosas que nos gustan o nos atraen con un sueño o con la idea de poder hacer algo parecido. Y entonces, es ahí cuando comenzamos a dejar escapar los sueños. Error. Craso error, pero a esas alturas de vida, aún no lo sabemos.

Y es que muchas veces, ya de pequeños, dejamos escapar oportunidades que hubiesen sido las mejores para cumplir sueños cuando somos mayores y nos damos cuenta tarde. Aun así, lo que no tendría sentido alguno, sería lamentarnos por aquello que dejamos escapar cuando no levantábamos más de un metro del suelo, ya que a esa edad, se nos puede eximir de toda culpa. Pero ahora somos mayores, quizá ya no haya tiempo para cumplir el sueño completo, pero sí que lo hay para poder empezar a darle forma y llegar a algo muy parecido que sin duda alguna, nos hará más felices hoy por hoy; y ¿quién sabe? Quizá mañana, después de haber conseguido eso, podamos enfrentarnos al sueño de verdad de alguna manera. Supongo que en esta vida sólo hace falta la valentía necesaria para poder definir tus sueños y para luchar para llevarlos a cabo. Y es que, aunque no lo sepamos, todos estamos hechos de sueños…

No hay comentarios:

Publicar un comentario