domingo, 18 de septiembre de 2011

¿Quién?

¿Por qué es tan difícil encontrar esa alma gemela en el mundo? ¿No dicen que todos la tenemos? No, no me refiero a esa alma gemela con la que acabarías formando una vida en común, sino a esa que sabe reírse contigo y que sabe abrazarte cuando lo necesitas.

Esa alma gemela que lo conoce absolutamente todo de ti y aún así te quiere. Esa persona que está ahí absolutamente siempre y que sabe lo que piensas sin que se lo digas tú, al igual que tú sabes lo que piensa ella. Esa conexión especial que nadie sabe como ocurre, pero lo hace.

Esa persona con la que podrías pasar horas y horas y horas hablando, sin que los temas de conversación se acabasen nunca. Esa persona con la que podrías llorar sin necesidad de esconderte. Esa persona a la que le contarías todo aquello que nunca le cuentas a nadie. Esa persona que siempre te haría reír en ese momento exacto.

No sé… ese mejor amigo que encaja perfectamente contigo, sin que queden huecos por cubrir y palabras escondidas. Un poco como lo que cuentan las pelis, supongo.

Quizá no exista, quizá esos rollos de nuestra alma gemela son sólo fantasías que nos inventamos para poder tener algo que buscar cuando llegamos a este mundo. Quizá los seres humanos sólo seamos parecidos, pero nunca iguales, quién sabe.

Quizá, sólo es que hoy me hace falta uno de aquellos abrazos que la gente da sin venir a qué…

No hay comentarios:

Publicar un comentario