sábado, 10 de septiembre de 2011

Resurjamos

Por esos días en los que el mundo parece pararse y nuestra vida se convierte en una rutina de la que, aparentemente, no podemos salir. Esos días que son iguales que ayer e iguales que mañana. Esos días que consumen nuestras energías.

Esos días en los que echamos de menos algo que, a veces, ni sabemos lo que es. Las caras son demasiado conocidas y conoces sus gestos. Las situaciones son predecibles, e incluso, vividas ya. Las sorpresas son pocas y los caminos siempre iguales.

Las manos se tienden, pero no levantan. Las palabras se escuchan, pero no arraigan. El teléfono suena, pero nadie contesta. El mundo quiere arrancar, pero perdió las llaves.

Por esos días en lo que lo único que nos mueve es la inercia. Y les escribo a ellos, porque es justo por esos días, por los que somos conscientes de que esta vida sin ilusiones no sirve de nada, por los que somos conscientes de que hay que buscar algo nuevo que nos haga brillar, que nos haga dar un salto de la cama todas las mañanas y comprender que ningún día será igual a otro, mientras levantemos la cabeza hacia arriba y sonriamos. Mientras busquemos con todas nuestras ganas esa ilusión que nos haga resurgir de nuestras cenizas una vez más.

2 comentarios:

  1. Sí! Esto es a lo que me refería antes cuando hablé contigo!! Si es que...

    ResponderEliminar
  2. Ya lo sé!! yo tb digo "si es que...". Ya hablaremos de detalles.

    PD: Cuando la escribí iba a dedicartela y todo, ya que en cierto modo la inspiraste tú, pero... preferí dedicarte algo un poco más bonito otro día jeje.

    ResponderEliminar