jueves, 22 de septiembre de 2011

"Sobre este blog"

Aunque parezca increíble, esta es la cuarta entrada que habría escrito en el día de hoy (21 de septiembre); creo que nunca he escrito tanto en un mismo día. Será que hoy ha sido uno de esos días interesantes. Sea como sea, sólo es la segunda que sale publicada. Y es curioso, porque las publicaría todas. Pero no, aquí no está todo lo que escribo aunque a veces pueda parecerlo. No está todo lo que escribí, que el otro día mirando fechas fui consciente de todo el tiempo que llevo soltando palabras encadenadas sin sentido, o al menos eso era al principio, desde 2003-2004 aproximadamente, que ya son años, aunque fue en 2005 cuando los textos empezaron a ser medio decentes. Y esta entrada tampoco tiene mucho sentido, es de esas que no me gusta escribir, pero que aun así hoy siento la necesidad de hacerlo, a casi las 11 y media de la noche.

Quizá hoy sería un buen momento para cambiar aquella columna de la derecha que dice “sobre este blog” y escribir algo más profundo de lo que hay, ya que ahora, con no sé cuantas entradas ya, empieza a estar escrito. Supongo que también, esta entrada debería publicarse dentro de dos meses, cuando el blog haga su segundo año de vida. (Estimado/a lector/a, puedes dejar de leer, esta entrada va a ser aburrida, pero bueno, tú eres dueño/a de tus actos, así que bajo tu responsabilidad queda).

Supongo que este blog se ha convertido en una parte importante de mi vida, se ha convertido en la vía de escape perfecta y en el aliciente para seguir escribiendo. Las visitas suben poquito a poco, aunque haya días que se disparen, y nunca di las gracias por ello, la gente suele darlas… supongo que yo también tengo eso que agradecer. En algún momento dije que no buscaba ni visitas ni comentarios y tengo más de los que pensé, de hecho el blog fue anónimo para todos durante sus inicios, bueno, más que anónimo, estaba escondido para la mayoría. Hasta que decidí sacarlo a la luz y ahora casi todos mis conocidos (más allegados y menos) saben de la existencia de él.

Y hace unos días que me planteo qué pasará de aquí a un tiempo con mi “Entre Conjeturas y Teoremas”, porque la vida cambiará y yo cambiaré con ella, ¿llegará también el día en que esta pequeña aventura desaparezca y llegue a recordarla como el entretenimiento que tuve a los veintitantos? Y es que, sinceramente, hoy no me imagino sin este pedacito de mí. Lo que creo que está claro, o al menos, después de estos últimos días lo tengo claro, es que me sería muy difícil dejar de escribir; y es que lo que empezó siendo un mini-hobby del que nadie salvo yo tenía noticia y que sólo practicaba cuando la vida me mostraba su cara oscura, ha acabado siendo una droga (otra más). A veces, sin más, necesito escribir (sí, necesito de necesitar de verdad), una especie de síndrome de abstinencia y entonces busco por mi cabeza y por todo mi entorno esa chispa que salte y prenda la llama de un nuevo texto, igual que si buscase un cigarro en mitad de una calle concurrida. Y reconozco que me gusta esa sensación de no poder seguir con mi vida normal hasta no haber aporreado las teclas o haber desparramado la tinta por el papel.

Pero no, aquí no está todo. Aun quedan montones de textos que aun no ha visto nadie salvo yo, pasados ya y recientes. De vez en cuando saco alguno del baúl y lo doy a conocer, pero muy de vez en cuando. ¿Por qué no están publicados? Quizá por ser demasiado personales, sí, quizá sea por eso. Quizá son esos textos que si alguien viese, dejarían de ser lo que son. Quizá con el tiempo, pierdan esa esencia de recién escritos y puedan publicarse, ¿quién sabe?

Aunque bueno, visto lo visto, pocas cosas tan personales puede haber a estas alturas. Siempre acabo haciendo pedacitos de mí y colocándolos por diversas partes de cada texto (aunque no de todos).

¿Mis inspiraciones? Igual esa es una pregunta generalizada que sólo una persona ha sido capaz de hacer sin conjeturar antes e imaginar (no entiendo por qué acabo haciéndote un guiño, otro más, en fin…). El mundo es mi inspiración… ¡bah! Eso ya no hay quien se lo crea, ¿no? ¿El amor? Bueno… es posible, aunque últimamente… Los demás, quizá. ¿Yo? Mi yo escondido, es posible. ¿Nunca hablo de nada real? Imposible. ¿Las entradas salen de sentimientos inventados? Mentira. Pero ninguna negación es rotunda, siempre hay de todo, el imposible no lo será tanto y la mentira, tiene algo de verdad.

El blog está lleno de amores y no fue creado para hablar de ellos precisamente, pero también es verdad, que la existencia de él y lo que nos produce es una de esas conjeturas (sí, el amor y su existencia sólo es una conjetura hoy por hoy en este espacio) que la gente suele querer demostrar. Por eso prefiero hablar de amores inventados, ¿platónicos? (Mira que me prometí no mencionar esa palabra…) No, no es esa la palabra aunque pueda parecerlo, quizá más que amores sean simples sensaciones. Y esas entradas se inspirarán en situaciones vistas o en situaciones vividas, las menos, en situaciones inventadas e imaginadas. Por eso busco fuentes de inspiración. Pero tranquilos, que cambiarán, cuándo es un misterio, pero lo harán, siempre lo hacen.

Pero no, el blog no fue creado para eso, el blog fue creado para hablar de la vida, sin más, (indudablemente el amor forma parte de ella). Hablar de la vida que de alguna manera nos toca vivir, esa vida que nos hace plantearnos cualquier cosa y que consigue que a veces desistamos en el empeño de conseguir aquello que queremos, esa vida que suele darnos esos palos que duelen y que de vez en cuando nos tira al suelo. Esa vida a la que, de vez en cuando, debemos mirar desde la distancia para poder entenderla y poder, incluso, salvarnos de ella cuando se pone en nuestra contra. Eso precisamente intentaba este blog en sus inicios, tomar distancia con la vida, mirarla desde fuera e intentar comprenderla. De vez en cuando se metamorfosea, pero aun guarda su esencia.

Y bueno, sí, ha sido aburrido, cero profundidad, pero a mí me ha servido para… no sé para qué me ha servido, pero lo ha hecho.

Ten buenas noches, querido/a lector/a, buenos días o buenas tardes y recuerda que has leído esto bajo tu responsabilidad… así que no pienso disculparme por lo aburrido que haya podido ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario