domingo, 2 de octubre de 2011

¿Dónde están?

Y levantarte con la sensación de haber pasado una buena noche. O un buen día, en general. Esos días en los que a uno le da la risa y ya no para. Esos días en los que uno se siente bien con todas las personas que están a su alrededor y siente que son esas personas importantes que el tiempo ha ido consiguiéndole para él y de las cuales uno no quiere separarse nunca.

Esos días en los que te apetece tener música a todo volumen y saltar, pero no hacerlo sola, que bastantes cosas se hacen sola ya. Y entonces, te das cuenta de que nadie quiere ir a saltar contigo, y en caso de ir, nadie salta; así que tú también dejas de hacerlo o quizá ni siquiera lo intentas. Supongo que esas pocas personas que se supone que te conocen, no vieron como ibas deshaciéndote de todas las etiquetas que llevabas colgadas, y aún piensan que llevas unas pocas, cuando sólo llevas ya las estrictamente necesarias, porque crees fielmente en ellas.

Y los días pasan y ahora eres tú quien tiene las energías por los suelos o incluso más abajo, porque por los suelos ya estaban hace tiempo, esto sólo ha sido el recuerdo que hace que no olvides que hay montones de cosas que querrías cambiar. Maldito día en que te diste cuenta y bendita ignorancia…

Y una vez más toca levantarse y buscar esas ilusiones que no sé donde están. Esas ilusiones que se pierden cada dos por tres entre los cajones.

Y es que a veces, una se cansa de la misma gente (aunque quizá no sea la mejor forma de expresarlo), la mismas historias, los mismos lunes, los mismos martes… los mismos fines de semana donde dejó de haber alguien hace ya tiempo. A veces una ya se vio todas las películas, se leyó todos los libros y escuchó todas las canciones. A veces, una quisiera salir a la calle en busca de gente nueva, con la esperanza de que eso apague el run run de su cabeza y le devuelva algo de esa vitalidad que muy de vez en cuando tenía.

Incluso a veces, cae en el gran error que es pensar en el “y si…”. “Y si hace mucho, mucho tiempo…”. Está prohibido pensar en eso, pero a veces es irremediable, porque no puede evitarse pensar que quizá la vida hubiese sido distinta, las situaciones, la gente… todo. La vida no sería esta… Todo, antes o después, acaba teniendo sus consecuencias… pero seguimos cometiendo los mismos errores, porque no somos conscientes en absoluto de la magnitud de ellos. O quizá es que cada uno tiene la vida que le toca vivir, sin más. Es que hoy… esa una no tiene gana de que la vida sea la que es. Quizá es que lleva toda esa vida resignándose. O quizá lleva toda la vida haciendo algo que ni ella sabe bien qué es ni cómo explicar, pero haciéndolo. Y a estas alturas de la vida, quizá ya sea demasiado tarde para dejar de ser quien es o ponerse un disfraz que consiga de alguna manera abrirle los ojos un poquito más o algo así. No… no me explico, ni sé explicarme.

Y quejarse no es la salida, pero necesito gritar. Y creo que esta es mi manera de gritar cuando mi mente actúa de tal manera que gritar de verdad me destrozaría la garganta. Supongo que grito porque a veces hay cosas que me dan miedo…

Se supone que todos tienen de esos días; el caso es, que aun a riesgo de parecer catastrofista, pesimista y depresiva (tres cosas que odio en las personas y que no soy en absoluto), hoy (como tantas otras veces desde hace ya tiempo) siento que, por más que los busco, no encuentro el resto de días.

7 comentarios:

  1. Hay gente que no aprieta el tubo de pasta de dientes desde abajo.
    Ni necesita abrir el paraguas cuando llueve
    Gente espontánea, que prefiere la casualidad de encontrarse, a la seguridad de quedar.

    4º Lanjarón

    ResponderEliminar
  2. mmmm, ese punto estuvo años colgado encima de mi cama; siempre me recordó a ti :), pero... cómo lo interpreto aquí?

    ResponderEliminar
  3. Ah! según mis cálculos es la 3ª. Vamos... que las estoy leyendo ahora mismo todas después de sacarlas del baúl de los recuerdos jejeje

    ResponderEliminar
  4. Veamos el lado positivo, el otro lado llamemoslo no negativo.

    Hay un lado positivo cuando estamos en el suelo o por debajo de él.

    ResponderEliminar
  5. Sí... que ya no podemos estar más abajo... no veo otro jaja, ya sólo será levantar. Aun así, sigo sin ver la relación con la pasta de dientes.

    ResponderEliminar
  6. Pues tienes razón, estas muy abajo porque quieres darle sentido a cada palabra que dejas de lado la sensación que te provoca en conjunto.

    Una pista te doy XD
    el 3º me provoca la misma sensación que el 7º, pero me gusta más el 3º por no ser tan explícito.

    ResponderEliminar
  7. Es que no encontraba la relación entre la pasta de dientes y los adoquines... pero ayer sí que pensé: ¿y por qué escribe esta en lugar de la 7? Al menos ya sé que quizá no estuve tan abajo :)

    ResponderEliminar