sábado, 24 de diciembre de 2011

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Pues ya es Nochebuena otra vez, con lo cerca que parece estar aún la pasada. Hoy es ese momento en que la gente se reúne con las personas a las que quiere y, al menos por una noche, intentan olvidarse de esos problemas del día a día. Es el día de los reencuentros, de la alegría, de las lagrimillas en los ojos, de las sonrisas, de las risas, de los villancicos, del alboroto y de echar a alguien de menos también. Porque en todas las navidades, siempre uno acaba echando de menos a alguien.

Aún me acuerdo de aquellas navidades en las que no tenía que extrañar a nadie, creo que son uno de los mejores recuerdos que guardo de mi infancia y, es curioso, porque se supone que conforme pasa el tiempo debería notarse menos y quizá, volver a recuperar la esencia, pero no es así; no hay Nochebuena que no recuerde quien era: el alma, la alegría, el timón, el nexo de unión entre todos… 

Pero este tiene que ser un día de estar alegres, de estar felices, de reunirse con esos pocos que aun mantienen algo de aquellas Nochebuenas y de mirar hacia delante, acordándose de aquella risa que lo alegraba todo en un instante.  ¿Y si recuperamos la esencia?

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario