viernes, 20 de enero de 2012

Empecemos por el final

Vamos a empezar por el final: son viejos, tienen 80 años y siguen juntos; todo salió bien.

Es un buen final, sin duda alguna. Quizá a veces es que uno se cansa de ver como sopla el viento de un lado hacia otro moviéndolo todo sin sentido aparente y deja de querer imaginar y soñar con las mismas historias. Quizá, en un momento dado, es preferible decir basta, decírselo a uno mismo, por no tener que lamentarse más tarde por aquello por lo que siempre acaba lamentándose. Quizá… quizá sea un buen final, sí.

Y a veces, piensas que no estaría mal formar un universo a partir de alguien; no, no esa clase de universo. El universo en el que las estrellas son miradas y los planetas el apoyo constante, sin más. Bueno, risas, vale… pero no mucho más. Un universo particular que pueda significar algo verdadero y que no implique todo aquello que implican la mayoría de universos que nos venden. Pero cada uno tiene que ir poniendo estrellas y debe haber las mismas estrellas por ambas partes, si no, el universo queda incompleto y se desmorona. Es la regla.

Y si el día de mañana aparece en sus vidas esa historia fantástica de las películas en las que el viento parece decir algo al cruzarse con alguien del pasado y todo su mundo se tambalea, habrá que hacer como que nada pasó y nada pasa… más vale no arrepentirse mañana… porque mañana no tendrá solución. Las cartas se van agotando, las energías, las ganas de seguir en un mismo barco, porque a veces da más miedo pensar en lo que no pasará, que aquello que puede pasar. A veces asusta más la inexistencia de las cosas que la propia posibilidad de que lleguen a existir. A veces, pasa el tiempo y acaba asustándote justo lo contario de lo que te asustaba antes.

O a lo mejor, es que sin darnos cuenta jugamos a perseguir esas cosas imposibles, porque cuando no lo hacemos, la vida empieza a ser aburrida. Es posible, que si viésemos una posibilidad, aunque fuese pequeña, dejásemos de hacerlo; o pensándolo mejor, quizá es precisamente porque vemos esa posibilidad, por lo que seguimos persiguiendo imposibles. ¿Y si se intenta? Quizá hasta funcione…

5 comentarios:

  1. Puede soñar ñoño, y mira que yo nunca he sido de ñoñerías ni de romanticismos peliculeros... pero yo he encontrado mi universo. Y no pienses que no todo el mundo puede hacerlo. Bueno, vale, quizá no todo el mundo, pero sí la mayoría. Lo que hay es que dejarse de tantas tonterías y mirar de verdad dentro de nosotros y preguntarnos qué es lo que queremos. No podemos esperar que otro nos lo dé si ni siquiera nosotros lo sabemos.

    Menos películas y más amor de verdad!!!

    Vaya mañanita llevo... jajaja

    ResponderEliminar
  2. Comenta ayer tu marío una foto en el face y madre mía como se te sube el romanticismo!! de aquí a Alex Ubago de cabeza!!! jajajajaja. Ultimamente no hay romanticismo ni por aquí, y mira que yo si soy ñoña, pero me he debido metamorfosear de un tiempo para acá, porque ahora soy capaz de pensar en esos universos que somos capaces de crear por nosotros mismos sin más que esas cosas que de verdad queremos. Como tu dices: menos películas más amor de verdad! (Ya que el romanticismo no me ha servido de mucho hasta ahora... no? jajaja)

    ResponderEliminar
  3. Serás cab... jajajajajja. Oche!!! Que lo de la foto comentada fue pura anécdota, no tiene nada que ver con el romanticismo "mal entendido".
    Si es que es a lo que quiero ir: Alex Lumbago, Malú, películas varias... no hablan del romanticismo; hablan de personas inmaduras, con relaciones inmaduras y enciman pretenden que la cosa acabe bien... Si es que, como yo siempre digo: donde no hay cabeza, "to" son pies, jajajajja!

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, como me gusta que saltes!!! es que disfruto, tú no sabes cuánto!! jajajaja. Además, si ya está claro, el universo está ahi cerquita, total... si yo tengo acabada la ESO jajajaja.
    PD: En contra de lo que pueda parecerte, no tengo tanta gana de encontrar el universo, no te vayas a pensar, cuando llegue llegará, que está claro que los que han llegado hasta ahora, no eran buenos, más vale esperar :)

    ResponderEliminar
  5. Qué chunguita eres... jajajaja. Pero llevas razón: tienes la ESO!!!! No hay nada más que decir... Besitos, Y _ _ I

    ResponderEliminar