sábado, 21 de abril de 2012

Final feliz

Desde hace un tiempo soy consciente de que esta vida necesita cerrar capítulos para poder continuar, no es la primera vez que hablo de ello aquí, y por norma general ese cierre suele costar. Este no ha costado, se ha dado rápido, sin lugar a pensar demasiado, un tajo rápido y limpio, sí, así se cierran los capítulos; pero no hemos sido nosotros quienes lo hemos dado.

Hace sólo 24 horas llenábamos la agenda con trabajo y más trabajo; ahora, la agenda se ha quedado vacía… atrás han quedado los días de agobio, los temas, los problemas, las programaciones, las exposiciones, las pizarras prefabricadas y, por qué no decirlo, 1000 y pico euros.  Pero…

NO TODO ES MALO, nadie nos va a quitar las tardes de jueves en las que por mal que estuviesen las cosas siempre acabábamos riendo, los cafés, el apoyo constante que intentábamos infundirnos a nosotros mismos, los caramelos de unos, los m&m’s de otros, las chucherías de algunas, las “susceptibilidades” de alguno más… en fin, esos buenos ratos. 

Esto nos servirá de experiencia (eso dicen, aunque no sé muy bien para qué utilizar dicha experiencia) y ahora nos queda mirar hacia delante, poner una sonrisa en la cara, volver a llenar la agenda, recuperar la energía pronto, empezar nuestro propio nuevo capítulo y, en definitiva, no desistir en el empeño, por crudo que nos lo puedan poner, de “encontrar nuestro final feliz”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario