miércoles, 16 de mayo de 2012

A veces

A veces quisiera mirarte sonriendo y que me sonrieses. A veces pasa. En las despedidas. Creo que eso las hace más amargas. Después nos vamos y jugamos a pensar que las sonrisas no eran tan bonitas ni tan importantes. .   .   .   .   . Sí, vamos llenando nuestra vida de puntos y seguido. Nunca tuvimos un punto y aparte y es que creo que cambiar de línea es demasiado difícil. Y entonces un día, desaparecemos de la vista del otro y dejamos de encontrar soluciones rápidas para problemas fáciles. Y dejamos que el tiempo pase como si no tuviese nada que ver con nosotros; pero no pasan demasiados días hasta que volvemos a echar de menos todo aquello que nuestra cabeza maquinaba sin apenas darnos cuenta. A veces hasta echo de menos aquellos besos, aquellos abrazos y aquellos mensajes inesperados a las dos de la mañana… ¡ah, no! A veces se me olvida que eso no ocurrió, pero sólo a veces. Otras veces me gustaría perderte de vista, por eso cierro los ojos, pero tranquilo, no funciona. Así que otras veces me resigno y puestos a verte, te miro a conciencia. Otras veces quisiera que te peleases conmigo, para siempre y de verdad. Eso sería un buen punto y aparte, pero entonces recuerdo que se me partiría el alma y…  Nunca tendremos una reconciliación; sí, suena a tópico, pero dicen que son bonitas. ¿Nos peleamos? Es que… a veces quiero terminar contigo, luego recuerdo que no somos nada y se me pasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario