domingo, 24 de junio de 2012

Debilidad

Todos tenemos nuestros momentos de debilidad, esos momentos en lo que, por poco o mucho que puedan durar, sentimos que caeríamos en las garras de algo en lo que no queremos caer. Y luchamos contra eso con todas nuestras fuerzas. Sólo ganaremos enfrentándolo. Sólo seremos verdaderamente fuertes, cuando seamos capaces de tener en frente la debilidad al alcance de la mano y dejemos que pase de largo. Sólo en ese momento sentiremos que hemos crecido un poco más, que somos un poco más nosotros mismos, que podemos dirigir el timón de nuestra vida y que somos plenamente conscientes de lo que queremos, de lo que buscamos y de que esa búsqueda no tiene por qué llegar a ser un encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario