miércoles, 27 de junio de 2012

Sonríes… me miras… sonrío… y pienso: quizá… Luego todo se esfuma, debe esfumarse. Una caricia, tus manos, las mías, el frío. Tu mano, mi cintura… a veces encajan. Y pienso: es posible. Y recuerdo, recapacito, me paro, detengo el paso y… no. Quizá mañana. Después de mucho tiempo. O pasado… Cierro los ojos, sé que me miras, me da miedo abrirlos. Miedo… eso es. Además, es miedo. Y es de noche, no se ve, sólo veo estrellas, sin duda las más bonitas que nunca haya visto, perfecto. Demasiado perfecto. Un mechón rebelde se escapa, sin embargo ahora parece suave. Sonríes… abrázame… quizá mañana no esté. Y me río, no miento, la risa es de verdad, no sé fingirla. Todo cambia, yo cambié sin saberlo. Di la vuelta y ahora me encuentro en el mismo lugar. Pero no… esta vez no… quizá, una nueva inspiración, tú. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario