miércoles, 4 de julio de 2012

Ilumíname

Un sol que sale de nuevo todos los días. Si el sol fuese distinto… eso es, el mismo amanecer, pero con un sol distinto. El mismo amanecer, con esa misma luz entrando por la ventana, esa sonrisa y esas ganas de perder el tiempo. Sería bonito, seguro. Amanecería antes, o quizá después, quién sabe; pero amanecería mejor, eso sin duda. Es curioso como, a veces, el sol que tenemos no nos sirve y buscamos astros por otros lugares. Y encontramos esos astros, pero no brillan de cara a nosotros y… seguimos buscando astros. Y vemos como nuestros propios rayos de luz se van apagando minuto a minuto dejando de iluminar cualquier cosa que iluminasen, sumiéndolo todo en una penumbra de la que quién sabe si saldremos algún día. Ilumíname, necesito tu luz…

No hay comentarios:

Publicar un comentario