domingo, 22 de julio de 2012

Momentos perfectos

A veces, en este ajetreado mundo, los momentos perfectos existen. Momentos que duran más o duran menos y que recuerdas con relativa frecuencia. Momentos que por mucho que quisieras, no podrías olvidar, porque fueron así, perfectos, sin más. Y hubieses querido que durasen por siempre, alargarlos al máximo, olvidar que debía existir un mañana y que ese hoy iba a acabarse. Hacer que las noches fuesen más largas y que el tiempo que tenías no se agotase. Recuperar aquella magia que sólo es posible en algunos lugares y con la noche presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario