sábado, 15 de diciembre de 2012

A mi lado

Dicen que el mundo se acaba en menos de una semana, por eso todo el mundo va de aquí para allá, buscando y viviendo todo aquello que aun no vivieron… ¡ah! No, que seguimos todos igual. Vale, no se acabará, pero… y ¿si se acabase? Cuántas cosas quedarán por vivir… Otros dicen que esto sólo será el cambio de una era a otra (o algo así), lo cual, particularmente, me atrae bastante más. Y yo me pregunto: ¿un cambio? Hoy por hoy, hasta eso parece que tiene buena pinta, pero… ¿qué cambio?

Yo… es cierto, cambiaría muchas cosas, siempre lo he dicho, de hecho he ido cambiando mucho y muchas veces, paso a paso, aunque algunos quisieran que fuese más rápido, con pies de plomo, estudiando cada nueva imagen que se plantase ante mis ojos, estableciendo diferencias entre distintas situaciones, sabiendo qué buscar, mas a veces, no sabiendo dónde, buscando el dónde y buscando luego el qué. Y en este cambio y esta búsqueda, lo incluyo todo, desde los deseos más profundos arraigados en mí hasta, incluso, las personas que merecerán formar parte de esta historia, estableciendo prioridades, siempre estableciendo prioridades (aunque a veces las cosas no salgan como se tienen planteadas). Sí, dicho así, suena muy cuadriculado, puramente matemático, quizá, pero realmente no lo es. Complicado, es posible, porque sería mejor no pensar, más rápido y más productivo, resultados inmediatos, seguro, pero… hasta los pensamientos se enquistan si no se piensan (algunos se enquistan hasta pensándolos…) y deshazte luego de ellos… ese sin duda es el camino más difícil, desechar ciertas cosas, pasarlas por alto, vivir sin pensar todos los días en ellas, pero es completamente necesario. 


Así que bueno, un cambio no es algo que me pillase desprevenida, eso creo, quizá esta vez vendría de fuera… sólo espero, que si ese cambio se produce (de alguna forma, por algún motivo, el viernes que viene o cualquier otro día de la vida…), si es que ese cambio existe produciéndose para todos a la vez, al menos aquellos que son capaces de sacarme una sonrisa, de hacerme reír, de jugar conmigo cuando no tengo ganas de ver la vida en serio y de conocerme mejor, a veces, que yo misma, sigan a mi lado…

No hay comentarios:

Publicar un comentario