viernes, 28 de diciembre de 2012

Kit-Kat

Solían decir de mí, cuando era pequeña, que era constante y trabajadora, que si me lo proponía podía llegar a donde quisiese, que tenía claras mis metas y que era capaz de establecer prioridades. Lo decían cuando era pequeña y lo siguen diciendo ahora…

Pero ¿qué pasa cuando no se tiene una meta? ¿o cuando decidimos o decido ser inconstante? Creo que ese es el problema: este blog no tenía una meta y mucho menos pretendía ser constante, nació por capricho, porque algo de lo que escribía, a veces, me parecía relativamente bueno, porque en cierto modo sentía que, por aquel entonces, estaba aprendiendo sobre la vida más que en ningún otro momento. De eso han pasado ya más de tres años y la vida ha cambiado mucho, muchísimo. En aquel tiempo buscaba algo nuevo que hacer, tenía una carrera prácticamente acabada y mucho tiempo libre, además de un montón de cosas bailando en la cabeza. Venían tiempos felices, y lo fueron durante un tiempo (valga la redundancia), lo cual siempre ayuda a escribir. Durante meses pasaron un montón  de cosas: gente que entraba y salía de mi vida, secretos que salían a la luz, sensaciones y sentimientos que aun no había experimentado… en fin, escribir era fácil, elegir tema también. Ahora las cosas son muy distintas… Aun conservo las primeras letras que escribí, hace ya como diez años… al principio no era gran cosa, cuatro palabras encadenadas que explicaban aspectos varios del día. Escribía de vez en cuando, muy de vez en cuando. Poco a poco, los textos fueron cambiando y la frecuencia con la que escribía también, hasta que llegó el día en que no me reconocía a mí misma sin escribir. En ese punto, empezó a rondarme por la cabeza la idea de crear un blog, hasta que un 19 de noviembre, presa del aburrimiento (todo hay que decirlo) me lancé a la aventura. 

La verdad es que el asunto pintaba emocionante, y tardé poco en descubrir que publicar era una especie de droga. Durante dos años no pude decir que la inspiración se agotase y hasta a alguna gente parecían gustarle las palabras encadenadas que iba soltando. Pero fui perdiendo el norte poco a poco y sentí la necesidad de dejar de escribir, así que durante un mes me obligué a mí misma a no soltar ni una palabra. Volví pensando que tenía energías renovadas, pero no era cierto. Hoy por hoy, más de un año después de aquel parón, he descubierto cual es el “problema”: ya no escribo para mí, sólo escribo para publicar; y no digo que esto sea algo negativo, pero tampoco es muy positivo. Los asiduos al blog van y vienen, pocos son constantes, pero sea como sea, creo que se merecen algo mejor. 

Por eso, dejo mi (relativa) constancia y vuelvo a hacer parón. Escribir, escribiré (esta vez sí), o eso espero, pero será para mí, para recuperar aquella magia del principio. De hecho, seguramente, lo poco o mucho que escriba sea con una de las viejas y no tan viejas plumas que andaban por ahí guardadas y que hace poco rescaté (este texto es el primero escrito a mano y con pluma y es cierto que me sabe distinto).

Así que sí, vuelvo a mis folios en blanco (o quizá a mis cuadernos, no lo tengo decidido) después de más de tres años de nuevas tecnologías. Si siguen saliendo historias y cursilerías varias, quedarán guardadas a buen recaudo, quizá más adelante tenga algún plan para ellas y si no… pues nada. 

Definitivamente, esta será la última entrada de este año. Pasad un feliz 2013 y… volveré, espero…

3 comentarios:

  1. Pero bueno!! Acabo de leer esto y me he quedado con el culo torcido!! Bueno, como yo sé que meditas mucho las cosas, seguro que este parón es para algo bueno, así que... nada, ánimo y a seguir escribiendo (aunque seas una engurruñía y te lo quieras guardar todo para ti :-p).

    ResponderEliminar
  2. "Yo sé que meditas mucho las cosas", qué manera más diplomática de decir las cosas jajaja. Venga, vale, este año voy a meditar menos y a morder más, a intentarlo al menos (es uno de los propósitos de mi lista de propósitos 2013 :))

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja! Serás joía! Te prometo que no iba por ahí la cosa, pero ahora que lo leo, "llevo" toda la razón :-p

    ResponderEliminar