miércoles, 12 de diciembre de 2012

Nos vemos...

Mira el reloj. Aun es pronto, todavía puede disfrutar un poco de lo que tiene ahora. El tiempo está pasando más lento de lo que esperaba y eso le alegra. Sí, son esos pequeños instantes los que hacen ciertos días más bonitos. Está feliz. Ese estado que hace que se le quede a una eso que llaman sonrisa en la boca. Pero de repente, algo cambia, como si el mundo se trastabillase de repente y le costase seguir de la misma manera, como si frenase bruscamente y cambiase de sentido y, entonces, la sonrisa se va apagando y el tiempo comienza a correr. Vuelve a mirar el reloj, no puede ser: ¿ya? Suspira. Parece que se acaba una vez más. Como siempre. Sí, la sonrisa se ha esfumado, las palabras también. Sólo queda una conversación insípida acerca de… ¡bah! ¡Qué más da! Qué raro… hasta las cosas más sencillas se tornan difíciles a veces.

Nos vemos… (dudan) cuando siempre…  

No hay comentarios:

Publicar un comentario