jueves, 29 de agosto de 2013

Adiós verano

Se escuchan las carreras aceleradas de los niños que corren a casa, riendo, aligerando cada vez más. Las persianas comienzan a cerrarse y se escucha como se cierran las puertas. Fuera, el cielo va oscureciéndose y el tiempo entre trueno y trueno cada vez es menor. Comienzan a caer las primeras gotas de lluvia, se escucha como chocan contra la barandilla del balcón. Un ligero viento entra por la ventana y hace que se te erice la piel. El agua comienza a correr calle abajo, chocha en las esquinas y genera una suerte de remolinos que bien pareciera que lo arrastrasen todo a sus paso, incluido el verano.

Adiós verano, cuídate allá donde vayas; hoy, tengo la sensación de que te llevas algo contigo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario