domingo, 1 de septiembre de 2013

Instrucciones para la vida

Nace. Una vez hecho esto, intentarán educarte, poco a poco, y te inculcaran valores que serán buenos, los mejores de hecho, desde el punto de vista de aquellos que te educan. Tu vida no comenzará enseguida, pasará tiempo hasta que lo haga. Tú, mientras tanto, empápate bien de todo aquello que te quieran enseñar, el día de mañana te vendrá bien, te ayudará a saber elegir con cierto criterio. Un día, no se sabe bien a qué edad, te cuestionarás algo de lo que te intentaron inculcar y no será agradable para aquellos que te lo inculcaron, pero si supieron hacerlo bien, también sabrán que deben dejar que te equivoques. Y te equivocarás, sin duda, y hasta te sentirás mal por no haber hecho caso de los consejos que quisieron darte y te dieron; pero pasará, tranquilo. Otro día volverás a cuestionarte más cosas y más... Y comenzarás a crear tus propios principios y tus propios valores. Quizá, hasta te des cuenta de que cosas que siempre pensaste que eran o serían de cierta forma, ya no tienen por qué serlo igual. En ese momento, comenzaras a luchar por ti mismo y por ser tú. Seguramente te sientas extraño, como si alguien que no eres tú viviese en tu cuerpo, pero te gustará esa sensación de libertad y seguridad, esa sensación de ser tú mismo. No estarás sólo en ese cambio, ya que éste será propiciado por la gente con la que te cruces, por la gente importante que formará parte de ti y por todos aquellos que sean partícipes de tu viaje. Una vez llegados aquí, eres completamente libre, puedes soltar la mano y crear, definitivamente, esos principios que, el día de mañana, quizás, quieras inculcar a alguien. Ahora, puedes sentirte orgulloso de quien eres. Si consigues mantener ese sentimiento para siempre, es posible que, cuando todo acabe, sientas que mereció la pena. Seguramente, no haya más victoria que esa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario