miércoles, 31 de diciembre de 2014

2014, un placer haberte conocido. 2015, bienvenido

¡¡Que el 2014 se nos acaba!! Y yo casi no me he dado cuenta… Este año ha sido un año normalito, la verdad: no ha habido grandes sucesos que hayan hecho de él algo especial, (aunque haya acabado, por ley de vida que dicen por ahí, con alguna persona menos al mi alrededor) y la tónica del año ha sido bastante “aburrida”, un año de rutinas que, a fin de cuentas y dadas las circunstancias, supongo que han merecido la pena.

No obstante, el balance del año ha sido positivo, quizá, precisamente, porque el no tener tiempo para nada hace que se disfrute mucho más de cualquier ratito de relax. Ha sido un año de grandes reencuentros, de esos tan especiales que marcan un antes y un después en determinadas relaciones, y también de despedidas que pronto se convertirán en bienvenidas, seguro.  Un año de esos en los que uno va consiguiendo, muy poquito a poco, ir rodeándose de aquello y aquellos que le hacen sentirse bien y dejando de lado, en la medida de lo posible, todo lo demás. Un año de esos en los que uno se propone ser feliz, sin más, y hasta lo acaba consiguiendo, lo que demuestra que no hace falta gran cosa para serlo, más que ser consciente de lo que uno quiere y de cómo conseguirlo (o eso creo). En fin, que sea como sea, ha sido un buen año que me ha enseñado más cosas de mí misma, muchas más, y eso es algo que siempre merece la pena.

Y con respecto a los propósitos para 2015, aún no están hechos, pero no creo que disten mucho de los que tenía en 2014. Algunos de ellos sí que se cumplieron, con lo cual sólo habrá que cambiar el infinitivo del verbo correspondiente por una estructura del tipo “seguir + gerundio del verbo en cuestión”. Pan comido (o eso espero).

Y dicho todo esto (que ya es mucho teniendo en cuenta que el trancazo que tengo no me permite pensar con demasiada claridad ni deja fluir a las musas), os digo que estoy segura de que 2015 va a ser un buen año, el mejor de los últimos tiempos porque no queda otra, por puro descarte, al menos, así lo siento yo, y bueno, ya puestos, ojalá también sea uno de esos años inspiradores que hacen que la tinta de mis letras se deslice por el papel llenándolo todo de historias con sus finales felices que consigan sacaros una sonrisa y haceros disfrutar a todos aquellos que os paséis por aquí.



2014, un placer haberte conocido. 2015, bienvenido. ¡FELIZ AÑO A TODOS!

2 comentarios: