domingo, 6 de diciembre de 2015

Trazos perfectos

Su trazo es fino, tan fino como lo es hoy la linea que separa el deseo al soplar las velas y la realidad que se forja alrededor. 

Rincones llenos de vida, abrazos y caricias que no necesitan palabras, miradas que hablan y la certeza de haber encontrado un buen camino, de que sólo se necesita ser uno mismo.
 
Y es que las estrellas llegan y se unen de dos en dos, de tres en tres y empiezan a formar un puzzle que, aunque pequeño, se adivina complicado en ocasiones. Lo mejor es que los retos siempre sacan lo mejor de uno y en ello seguiremos, cosiendo poco a poco todo aquello que necesite un zurcido y abrigando bien la garganta, por si el frío no se quisiera ir. Habrá tiempo para relajarse, aprovechando una bañera llena de agua caliente y un buen libro.Y habrá tiempo de dar una vuelta al mundo, de hacer equilibrios con lo que venga y de disfrutar de la libertad cual mariposas en primavera, dejando nuestro sello en cada alma que nos encontremos en nuestro vuelo. Y yo, de momento,  solo vuelo cuando escribo, solo escribo cuando vuelo...  Y quizá es que 28 realmente es un número perfecto. Y quizá sus divisores tengan nombres y apellidos. Y en lugar de dividir, multipliquen.
Un trazo fino, sí, pero firme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario